martes, 4 de octubre de 2016

Consejos contradictorios en el mundo del running

Existimos una gran cantidad de corredores aficionados que continuamente recurrimos a muchas publicaciones para conseguir una buena orientación y mejorar nuestro rendimiento. Leemos artículos sobre alimentación, técnica de carrera, estiramientos, consejos..., y como es normal, publicaciones se encuentran muchas y de muchos tipos: unas escritas por aficionados, otras por profesionales del sector del deporte, otras por doctores, etcétera. Y del mismo modo que unas se explican más detalladamente que otras, también es cierto que a cada lector le gusta un tipo de texto u otro, pero la razón por la que estoy escribiendo este post es porque me siento desorientado sobre muchas cuestiones, no porque no encuentre información, sino porque la información de unos contradice la de otros, incluso si quienes publican son grandes profesionales. A continuación voy a explicar los puntos en los cuales me he sentido con más dudas a la hora de optar por algún consejo.



1. ¿Es bueno correr en ayunas? Creo que esta es la cuestión más debatida y se encuentran una gran cantidad de argumentos a favor y en contra. A favor creo que destacan dos. Una es la de que se queman más calorías y la otra es, que el cuerpo se acostumbra a trabajar con un déficit de recursos en el organismo. Personalmente, no corro sin haber desayunado, aunque hace tiempo sí lo hacía. La razón por la que lo hago es que hace algo más de un año descubrí que mis niveles de glucosa son bajos y si corro con el estómago vacío, me arriesgo a no aguantar mucho.

2. Sobre el tipo de calzado. ¿Qué tipo de calzado es el bueno? ¿Hasta qué punto es importante? ¿Me tengo que comprar unas zapatillas caras para correr mejor? Me vienen todos estos interrogantes a la cabeza. Evidentemente hay zapatillas que duran más que otras y zapatillas que son mucho más cómodas y te hacen sentir una amortiguación mejor. Pero un día vas y descubres que hay gente que corre delcalza, les va bien y encima también tienen sus argumentos. Entonces, tu cabeza se vuelve a llenar de dudas. Nunca voy a intentar correr descalzo, pero no tengo tan claro qué tipo de zapatilla debería usar.

3. Qué tipo de alimentación es mejor. Aquí sí que es normal que haya mil respuestas diferentes. La alimentación está condicionada por cuestiones culturales y todos sabemos que existen innumerables tipos de dietas diferentes. Además de que nuestro modo de vida condiciona cómo debemos o podemos alimentarnos. Pero he decidido escribir este punto por una anécdota de hace ya 10 años. Recuerdo que en España se recomendaba no comer más de dos huevos por día, me fui a Irlanda a vivir y allí, los doctores decían que se podía comer un huevo al día. Gran diferencia, ¿no? Parece que recientemente el huevo ha pasado de estar considerado una fuente de colesterol a verse como un alimento muy completo. Yo solo sé que me gustan bastante y los como de todas las maneras.

4. Sobre los estiramientos. Este punto realmente no es contradictorio, pero a veces leemos u oímos noticias que hacen que algo que no lo era pueda llegar a serlo. A nadie le cabe duda de que estirar y bien (muchas veces no lo hacemos de la forma adecuada) es esencial. Pero una vez oí en un telediario que había un deportista, no recuerdo si de atletismo o triatlón que reconocía no haber estirado nunca, que a él eso no le servía de nada. Entonces, cometí la chiquillada de intentar imitarlo. Pasado un tiempo no sabía por qué cuando salía a correr sentía mis piernas muy cansadas y aguantaba muy poco corriendo hasta que pasadas unas tres semanas se me ocurrió estirar adecuadamente antes de salir a correr. Ese día corrí como un campeón.



0 comentarios:

Publicar un comentario