domingo, 9 de abril de 2017

Rio City Half Marathon 2017

Finalmente volví a participar en una media maratón. Seis años después. Qué rápido pasa el tiempo. Ha sido una gran carrera con algo más de 5.000 participantes, muy bien organizada. El recorrido se ha producido junto al mar, desde la playa de Recreio hasta Sao Conrado.

Estoy muy feliz por haber conseguido terminarla, aunque he de reconocer que me ha dejado un sabor un tanto agridulce porque tardé mucho más de lo que esperaba y porque por primera en una carrera ha habido una pequeña parte que he tenido que hacer andando. Pero me quedo con el lado bueno, he sido finisher y ahora sí que siento que he vuelto a esto del running de forma definitiva.


El comienzo se realizó en un tramo que ya conocía. Todo muy llano. Realmente, la mayor parte de la carrera ha sido muy llana. Los primeros kilómetros pasaban muy rápido, llegaba uno, enseguida el siguiente, después el otro, etcétera, y así durante casi toda la carrera, solo que 21 son bastantes.

Me encontraba bastante bien de fuerzas aunque el ritmo al que corría no era nada elevado. El tiempo nos ha jugado a todos una mala pasada. Aquí, cerca de casa, el día amaneció nublado y ahora está lloviendo mucho, mientras que allí, a unos 15 kilómetros, el cielo estaba soleado. La temperatura ha llegado a superar los 30 grados en algunos momentos. Por suerte, había muchos avituallamientos y alguna que otra nube que pasaba y daba algunos minutos de sombra.

Terminé los 10 primeros kilómetros en 1h y 03min y a partir de ese momento ya tuve una idea de cuándo iba a llegar. En el kilómetro 16 empecé a sentirme bastante cansado pero tuve la suerte de llegar a una bajada. Eso me alegró mucho, me sentía salvado. Lo que no esperaba era que esa bajada venía acompañada de una subida bastante pronunciada a través de una carretera en curva a pleno sol. Conseguí hacer la subida sin problemas y al final había una pequeña bajada que entraba en un túnel. Era un túnel bastante largo y en el que me sentí un poco mareado. Fue en ese momento que decidí continuar caminando rápido en lugar de corriendo. Necesitaba aprovechar la sombra del túnel porque tenía miedo de salir y encontrar el sol de nuevo y no aguantar. Supongo que caminé unos 300 metros. La salida del túnel marcaba el kilómetro 18 y en ese momento volví a correr hasta el final. Un final duro en el que a veces pensaba en parar pero al mismo tiempo mi cabeza y el ánimo de aquellos que ya habían terminado me dieron fuerzas para poder continuar hasta la línea de meta. Llegué en 2h y 19min, muy lejos del tiempo que conseguí en la Media Maratón de Madrid 2011, pero con la satisfacción de haber terminado y una clara referencia de cuánto tengo que mejorar para volver al nivel de antaño. La Operación 21k ha terminado con éxito.


0 comentarios:

Publicar un comentario