domingo, 8 de abril de 2018

Rio City Half Marathon 2018

Rio City Half Marathon 2018
Volví a participar en una media maratón y nada mejor que parcipar en la edición de 2018 de la realizada en 2017. Han sido muchas las razones que me han llevado a volver a correr en esta prueba: el recorrido, conocerla, la fecha en que se realiza y, sobre todo, poder quitarme la espinita clavabada del año pasado en el que tuve que caminar durante algunos minutos debido a las altas temperaturas.

Este año me sentía en mejor estado de forma, prueba de ello han sido los resultados de mis dos últimas 10k. Tenía confianza en mejorar el resultado del año anterior.


Como suele ser habitual, a lo que más miedo le tengo es al calor y, aunque, ha sido un día soleado, no ha sido tan caluroso como el año pasado. La brisa y pequeños momentos de sombra han resultado de gran ayuda.

La carrera empezó a las 7 de la mañana en la playa de Recreio, con un recta de casi 10 kilómetros y con el sol completamente de frente. Afortunadamente no era muy fuerte aún. El primer kilómetro lo hice en 5:30. Sabía que intentar salir y mantener un ritmo de 5 era un suicidio, por lo que me conformé. Fui dándole más importancia a cómo me sentía que al tiempo, lo importante era llegar sin parar de correr. Pasé por el kilómetro 10 en 55 minutos más o menos. Según mis cálculos, debía pasar por el 15 en 1 hora y 30 min (el tiempo de mis tiradas largas), el resto tendría que conseguirlo gestionando muy bien las fuerzas. Conseguí llegar al km 15 en 1 hora y 26 min. Fue un momento esperanzador, me sentía bien de fuerzas y no iba mal de tiempo.

Pasado un kilómetro me sentí con mucha energía, tenía la certeza de que iba a llegar a la meta sin problemas y posiblemente por debajo de las dos horas, pero en una carrera con una distancia tan larga hay tramos en los que te sientes especialmente bien o especialmente mal y, después, esa sensación cambia, y así fue. Llegó la hora de pasar por la parte más dura, en la que tuve que parar el año pasado. Una cuesta muy larga y pronunciada que termina en una túnel de casi 1 km. Al final de la subida, entendí por qué tuve que parar el año anterior. Empecé a sentirme muy cansado. El entrar en un túnel después de tantos kilómetros y una cuesta es muy duro. Pero esta vez aguanté, salí del túnel, pasé del km 18 y, por suerte, venían una bajada y otro túnel un poco menor. Me sentía agotado, los músculos de las piernas no daban para mucho más, empezaba a ver cada vez a más corredores parar, unos por cansancio y otros por problemas musculares. Yo, pese a todo, sabía que iba a llegar a la meta, no iba a parar de ninguna de las maneras. El último kilómetro parecía infinito, pero no lo fue, la meta se veía al fondo. Conseguí llegar en 2:04:36. Lejos de mi mejor marca, pero conseguí terminar 21 kilómetros sin parar, muchos años después y conseguí resarcirme de la caminada que tuve que hacer el año pasado.

Ahora estoy muy feliz e intentando recuperarme, con un dolor de piernas gigante, mientras pienso en cuál será el próximo reto.



0 comentarios:

Publicar un comentario