domingo, 27 de noviembre de 2016

Run the Night 2016 RJ. Carrera y fiesta

Ayer tuve el placer de volver a participar en una carrera, fue mi primera carrera nocturna. No recuerdo la última vez que participé en una carrera de 10k pero sí sé que hace ya bastantes años. Creo que ha sido la última carrera en la que voy a participar este año y me ha venido de perlas para ver cuál es mi nivel de cara a mi gran reto actual, los 21k.

El recorrido fue en Aterro do Flamengo, junto a la playa de Flamengo, donde se realizan la mayoría de carreras en Rio de Janeiro. De hecho, la última en la que participé también se realizó allí. El recorrido de esta era diferente, se había trazado un área de cinco kilómetros a la que había que darle dos vueltas. Esto facilitó la carrera, pues como ocurre en todas las que hay que dar vueltas, es más fácil planear cómo vas a administrar tus fuerzas de cara al final.

La carrera, además, contaba con un concierto Ivo Meirelles, un conocido cantante de samba pop, con dj's y con varios foodtrucks, lo que animó mucho el evento, hasta el punto de convertirlo en una fiesta. Al término, muchas personas se quedaron allí bailando.


He participado en esta prueba porque nunca había corrido de noche y tenía curiosidad por saber cómo iba a reaccionar mi cuerpo y, la verdad, es que he encontrado tanto ventajas como desventajas. Por un lado, la temperatura era perfecta y el cuerpo no estaba tan frío como cuando te tienes que levantar temprano, pero por otro lado, cuando empieza a anochecer comienzas a sentir el cansancio acumulado durante todo el día, especialmente si has tenido que trabajar, como era mi caso. De cualquier manera, una vez que el cuerpo entra en calor, apenas se nota la diferencia.

No tenía ni idea de cuánto iba a tardar en llegar, aunque calculé que entre 50 minutos y una hora. Conseguí llegar a los 5 km en unos 27 min, era lo que esperaba. Cuando llegué a los 7,1 km llevaba un ritmo medio de 5:32 min/km y un tiempo de 39:17 y acabé con un ritmo de 5:36 min/km llegando a la meta en 55:56. Curiosamente fue el mismo tiempo que conseguí en 2010 en mi primera carrera.

La sensación fue positiva, creo que administré muy bien las fuerzas, mi estado de forma actual no da para otro resultado. Esta ha sido mi penúltima carrera, si mis cálculo no fallan, antes del reto de la media maratón. Ayer me di cuenta de que no estoy entrenando mal pero tengo que mejorar, debo entrenar más intensamente y reducir mi peso. Por suerte, aún queda tiempo. La "Operación 21k" sigue adelante.





0 comentarios:

Publicar un comentario