domingo, 19 de junio de 2016

Athenas 2016. Aterro do Flamengo-Botafogo

Hoy ha tenido lugar la carrera Athenas 2016 en Rio de Janeiro, desde Aterro do Flamengo hasta Botafogo y vuelta. Había dos modalidades, 8 y 16 km. Opté por la segunda y aquí estoy: tumbado en la cama, destrozado y escribiendo felizmente (con las neuronas que han sobrevivido) cómo ha sido mi
experiencia.


Decidí inscribirme hace unos 3 meses, de sopetón, no tenía planeado participar en ninguna hasta el final del año, pero me llegó un correo electrónico sobre esta y decidí apuntarme sin pensármelo dos veces. El recorrido era muy atractivo y tenía tiempo suficiente para prepararme.

Como no tenía muchos días para entrenar, en lugar de salir con mucha frecuencia, salí solo dos veces por semana con una tirada larga los sábados, y la verdad, me ha funcionado. En un primer momento pensé que no sería suficiente, pero no ha habido problemas. Cuando volví de vacaciones en febrero pesaba 95 kilos, mi objetivo era alcanzar 85, no lo he conseguido y he vuelto a quedarme en 88, como en la última. Peso que espero mantener.



Llegué a la carrera con mucha seguridad, nada de nerviosismo y con la confianza de que iba a mejorar el tiempo de la anterior. Salí bien, observando el entorno, un entorno realmente exótico para cualquier europeo: las playas de Rio, su vegetación, su arquitectura… Aunque ya estoy muy familiarizado con ello, sigo percibiendo Brasil como un país cargado de exotismo. El clima ayudó mucho. A lo que más miedo le tengo es a la temperatura, hay días de mucho calor en los que la deshidratación es muy rápida, pero por suerte, este año estamos teniendo un invierno de verdad, estaba nublado y no hacía calor, algo muy atípico por aquí. El lugar era ideal para un día soleado, pero mejor si es solo para pasear o bañarse en la playa.

En cuanto al trayecto, pensé que iba a ser muy llano. Por suerte me equivoqué, lo plano es aburrido. Tenía bajadas y subidas, aunque no muy pronunciadas. Conseguí terminar los 8 primeros kilómetros en cuatro minutos menos que la anterior carrera, unos 41 min. La segunda parte no me resultó tan fácil como esperaba, en algunos momentos me sentía capaz de acelerar, mientras en otros parecía que me iba a venir abajo. Finalmente, fui capaz de terminar en 1h y 25min, es decir, 6 minutos menos de lo que tardé en septiembre. Todo un logro personal que espero mejorar en la próxima edición. Ahora, lo más importante es no perder el ritmo ni el control del peso de nuevo y la siguiente será mejor. (19/6/16)


0 comentarios:

Publicar un comentario