domingo, 4 de febrero de 2018

Carrera del Circuito do Sol 2018

Ya había comentado que no quería correr de nuevo en el Aterro do Flamengo. Aunque estoy seguro de que es uno de los lugares más bellos del mundo para correr, hacerlo siempre allí cansa. Pero me llegó un email con esta carrera que además de tener un precio promocional coincidía con el final de mis vacaciones, por lo que iba a estar en pleno estado de forma y lleno de energía para conseguir esa meta que me había propuesto, bajar de los 50 min en una 10k. Me apunté y así ha sido la prueba:


Llegó la hora de comenzar la carrera y todo empezó como en las últimas: no me sentía con mucha energía, el cuerpo estaba frío y además notaba que había dormido pocas horas. Hice el primer kilómetro en 4:35. Cuando acabé el segundo ya llevaba una media de 5 minutos por kilómetro y en ese momento comencé a pensar que difícilmente iba a conseguir bajar de los 50 min si en los primeros kilómetros no conseguía bajar esa media. Cuando llegué al kilómetro 4 mi media estaba levemente por encima de los 5 min/km. En ese momento no paraba de pensar qué estaba saliendo mal. En aquellos primeros kms el terreno era completamente plano, incluso experimenté una pequeña bajada, pero el cuerpo no respondía y yo no paraba de buscar la causa: ¿Tal vez no había entrenado tanto como pensaba? ¿Sería que en el fondo me faltaba motivación?, ¿Estaba al 100% fisicamente? ¿El problema era mi peso?... Mientras me hacía todas esas preguntas iba avanzando a medida que mantenía el ritmo de las últimas carreras. Me acordaba de cómo años antes mi cuerpo entraba en calor y conseguía dar largos sprints, eso parecía que ya no me iba a ocurrir. Y entre tantos planteamientos ya entrado en el kilómetro 6 me propuse acelerar, de modo que conseguí llegar al siete en una media de 5 min/km. En ese momento, mientras realizaba una bajada miré hacía el lado derecho, por dónde iba a hacer la vuelta y vi que marcaba el km 9. Conocía el circuito y sabía que el tramo final iba a ser de subida, pero creí que tras la subida, el final estaba más lejos. Pensé que era yo quien debería exigirle más a mi cuerpo y no esperar a tener el día perfecto. De modo que perdí el miedo a quedarme sin fuerzas para el trayecto final, comencé a acelerar y sentí que los músculos de mis piernas estaban en perfecto estado, en ese momento sentí que todo el entrenamiento había valido la pena, mi resistencia muscular había aumentado mucho, entonces decidí correr todo lo que podía y aprovechar el fin de la bajada. No sé a qué velocidad debí correr pero cuando llegué al kilómetro ocho mi media estaba por debajo de 5 minutos y aunque la subida comenzaba, me sentía con fuerzas para mantener ese ritmo. Llegué al kilómetro 9 y no me lo podía creer, tenía más de 6 minutos para hacer el último kilómetro y llegar por debajo de los 50 minutos. Había conseguido aumentar el ritmo en el tramo final y todo cuesta arriba, como en los viejos tiempos. Sabía que lo iba a conseguir. Comencé a correr todo lo que podía pero no veía la meta, estaba haciendo la parte más pronunciada de la subida, que era en curva, y cuando finalmente la terminé vi la meta al fondo, aceleré todo lo que pude y conseguí mi récord personal: 48 min y 59 segundos.

Creo que voy a recordar este día durante mucho tiempo. Tenía muchas ganas de conseguir esta marca y, aunque me ha costado, la he conseguido de la mejor manera posible, con una gran carrera llena de incertidumbre hasta el final. Lleno de satisfacción os dejo y gracias por leerme. Espero haberos motivado.

0 comentarios:

Publicar un comentario