domingo, 1 de octubre de 2017

Circuito das Estaçoes 2017. Etapa de Primavera


Podría haber sido mi mejor 10K y ha acabado siendo la carrera más confusa en la que he participado. Para comenzar, el clima. Tras unos días bastante cálidos, inesperadamente el viernes bajaron las temperaturas y el sábado llovió mucho, hasta el punto de que comencé a pensar que si seguía lloviendo así, tal vez, no habría carrera; si estaba nublado o llovía solo un poco sería perfecto.

Finalmente, el cielo ha amanecido soleado. Cuando llegué, resultó que habían cambiado el punto de partida. Tuve que caminar unos 3 kilómetros y luego supe que la carrera iba a comenzar una hora más tarde de lo previsto. Una hora más tarde en un día de sol supone aguantar unos cuantos grados más.


Llegó la hora de comenzar, conocía la zona, pero como habían cambiado la salida no sabía dónde iba a terminar. Arrancó la prueba y cuando llevaba aproximadamente 3 kilómetros percibí que había una confusión total con los carteles que anunciaban las distancias porque había una 5km, una 10km y otra 21km y, a veces, encontrabas una señal que indicaba el km 3 y 500 metros más adelante otra que también indicaba el km 3 y no sabías cuál era la tuya.

Al principio me sentía un poco cansado, sentía que el cuerpo no me respondía como me hubiese gustado. Cuando llegaba a cada km hacía cálculos de tiempo, si la primera señal de 4 km era la mía, lo estaba haciendo bien, por debajo de 5 min/km, justo lo que necesitaba. Si era la segunda señal de 4km, iba un poco justo para superar mi marca. Así pase toda la carrera.

Llegando al km 8 me sentí muy esperanzado, si esa primera señal de 8km era la de los que corríamos 10 kilómetros, seguía levemente por debajo de los 5min/km y ya me podía hacer una idea de dónde estaría la meta. Pasado el km 8 me sentí con fuerzas e incluso aceleré un poco el ritmo, mis esperanzas de superarme aumentaban, tenía posibilidades de conseguir mi record, pero desgraciadamente el último kilómetro y medio era una subida y acabé descubriendo que el cartel que marcaba  la distancia que me faltaba para llegar no era el primero que encontraba, sino el segundo, por lo que en la recta final mi ritmo bajó y descubrí que no iba a poder superar mi marca ni el reto del Circuito das Estacoes de hacer cada carrera en menos tiempo que la anterior.

Crucé la meta en 52:08. La sensación tras acabar fue de cierto cabreo y frustración, aunque después se me pasó y me quedo con lo positivo. Creo que gestioné muy bien mis fuerzas, mi estado de forma no daba para más, supe exigirle a mi cuerpo de forma adecuada en los momentos adecuados.

La verdad es que últimamente no había hecho entrenamientos de intensidad y había perdido el control de la dieta. El 3 de diciembre será la última etapa, la de verano. Una nueva oportunidad para bajar de los 50 min y mi última carrera de este año.


0 comentarios:

Publicar un comentario